Edging: conoce esta técnica sexual para tener mejores orgasmos

3 Oct 2022
Edging mejores orgasmos

¿Habías oído hablar del 'edging' alguna vez? Su objetivo es aumentar la calidad y la intensidad de los orgasmos mediante una técnica específica, que te explicamos en el siguiente artículo. ¡Descubre cómo llevar tus relaciones sexuales a otro nivel!

La técnica del edging se utiliza para lograr orgasmos más intensos y que el sexo dure más tiempo. Consiste en acercarse al límite cuando se está en el punto orgásmico de no retorno, detenerse por un minuto, y volver a reiniciar la acción.

Con esta técnica, se experimenta un tipo de placer psicológico porque, según los expertos, es muy parecido a estar en una montaña rusa: justo cuando estás en el punto más alto, casi llegando el orgasmo, vuelves a bajar antes de llegar, y el proceso se repite varias veces hasta llegar al clímax.

El objetivo de aplicar la técnica del edging es hacer que el sexo dure más, alargar la sensación del orgasmo y lograr que se sienta más intenso. Pero, para conseguirlo, hay que centrar la mente y mantenerla enfocada en el ahora. Esta concentración y este enfoque no solo ayudan a que la técnica resulte más sencilla, sino que también permiten a la persona disfrutar plenamente de todas las sensaciones placenteras durante el sexo.

La pueden practicar tanto hombres como mujeres, solos o en pareja, ya que tiene muchos beneficios para conocer mejor las reacciones de nuestro cuerpo y poder abrirnos al placer, eliminando bloqueos y adquiriendo más confianza en nosotros mismos.

La mejor manera de averiguar cómo funciona esta práctica es probarla durante la masturbación. Después de practicar el edging en tu propio cuerpo, puedes explicar a tu pareja de qué se trata, para luego experimentarla juntos.

Pasos para realizar la práctica de edging tú solo/a

  1. En primer lugar, prepara un entorno ideal. Cierra las puertas, apaga las luces, pon algo de música, usa un difusor de aceite para la atmósfera, incienso, etc.
  2. Ponte en el estado de ánimo acorde. Cierra los ojos y empieza a tocarte hasta que tu pene se endurezca o tu vagina se lubrique.
  3. Empieza a masturbarte. Acaricia tu pene, estimula tu clítoris o cualquier otra cosa que sepas que puede hacer lograr el orgasmo.
  4. Cuando sientas que estás a punto, debes detener la estimulación. Retira tus manos o disminuye la velocidad de los movimientos. Respira hondo o abre los ojos, si es necesario.
  5. Vuelve a centrarte en cómo o qué es lo que te encantó. Toma nota de cómo cambia tu cuerpo: ¿te sientes más tenso? ¿más excitado? ¿temblando?
  6. Empieza a tocarte de nuevo o a masturbarte más rápido. Después de tu descanso, repite los primeros pasos . Haz esto hasta que te sientas listo para el orgasmo.

¡Déjalo ir! Permítete llegar al orgasmo. Es posible que notes que tu orgasmo dura más o es más intenso. Presta mucha atención a la sensación y si la práctica ha generado alguna diferencia en cuanto al placer experimentado.

Edging en pareja

  1. Excítate, ya sea a través de tus preliminares favoritos o adoptando posiciones con tu pareja. Pueden probar con el sexo oral, estimulando el punto G, lamiendo o acariciando los pezones, o cualquier otra cosa que los estimule.
  2. Comuníquense entre ustedes para darse pistas de cuándo se acercan sus respectivos orgasmos.
  3. Reduzcan o detengan por completo la estimulación hasta regresar a una meseta.
  4. Inicien el proceso de estimulación nuevamente. Repitan el paso 3, hasta que estén listos para llegar al orgasmo.

Beneficios de la práctica de edging

Seguidamente, describimos los principales beneficios de la técnica del edging para lograr orgasmos intensos. ¡Conócelos!

Aprender a controlar la eyaculación precoz

A diferencia de la disfunción eréctil, que en la mayoría de los casos es de origen orgánico, la eyaculación precoz es un comportamiento, no un trastorno.

Al practicar la técnica durante el acto sexual o la masturbación, evitando llegar al clímax cuando se está a punto de llegar, representa una forma muy útil de aprender a controlar la eyaculación precoz. También para los que quieren un mejor rendimiento sexual y disfrutar del acto por más tiempo.

Ayuda a tener un orgasmo

Para muchas mujeres, tratar de tener un orgasmo puede sentirse como una gran presión que genera ansiedad.

Varios estudios han arrojado como resultado que las mujeres que se masturban alcanzan el orgasmo con mayor frecuencia. Practicar la técnica del edging al masturbarse ofrece la oportunidad de conocer mejor el propio cuerpo y lo que realmente desencadena el orgasmo cuando se trata de placer. Además, intensifica el orgasmo tanto en hombres como en mujeres.

Aumenta la resistencia sexual

Un estudio realizado en 2019 encontró que las mujeres tardan un promedio de 13 minutos y 25 segundos en tener un orgasmo real, casi tres veces más que los hombres.

El edging puede ayudar a la pareja a sincronizarse, ya que la técnica puede mejorar la resistencia masculina y ayudar a la pareja a tener una mayor satisfacción sexual y disfrutar de relaciones más duraderas.

Aumenta la autoconciencia

Al practicar la técnica, sé es más consciente del propio cuerpo, de qué es lo que te excita y de saber cuánto tiempo lleva lograr un orgasmo. Además, estar presente aquí y ahora en todo momento ayuda a desarrollar la confianza en tu cuerpo, a sintonizar con él y a tener un sentido de autoconciencia.

Es muy importante que primero lo sientas en tu cuerpo practicando en solitario, así como sentirlo y comprenderlo. Después, lo podrás compartir con tu pareja.

Para terminar...

Prácticas como el edging permiten explorar numerosas formas de obtener placer. Asimismo, es una práctica común en el sexo tántrico, que se trata de ir lento, ser intencional y aprovechar el movimiento de la energía que se genera entre los cuerpos de la pareja para mejorar la experiencia sexual.

Como hemos visto, el edging puede mejorar el autoconocimiento, así como mejorar la relación sexual y el acercamiento espiritual en la pareja.