¿Qué significa coleccionar y las colecciones para los niños?

20 Jun 2023
colecciones ninos

Muchos niños sienten pasión por coleccionar cosas de todo tipo. Y los padres se preguntan: ¿Por qué a los niños les gusta coleccionarlo todo? ¿Son buenas las colecciones para los niños? ¿Qué reglas deben respetar los niños a la hora de hacer colecciones? ¡Todo, en este artículo!

Icons / List-view Created with Sketch. Temas en este artículo Icons / arrow-down Created with Sketch.

Hace mucho tiempo, los niños coleccionaban soldaditos de plomo, monedas de diferentes países, sellos postales… Luego, llegaron las colecciones de muñequitos o de álbumes de estampas que los amigos intercambiaban diciendo “lo tengo/me falta”, aprendiendo así el abecé del trueque y la primera ley de la economía, la de la demanda y la oferta. 

Hoy, muchas editoriales mantienen viva la pasión por el coleccionismo, que contagia tanto a niños como a adultos, siendo “absolutamente transversal” y “estando siempre de moda”. Pero, ¿qué esconde esta actitud, el afán por coleccionar? ¿Y cómo deberían comportarse los padres de niños especialmente encantados con la idea de coleccionar, catalogar y ordenar?

(Te interesa: ¿Qué es el talento para los niños y descubrir cuál es el suyo?)

¿Por qué a los niños les gusta coleccionarlo todo? 

El coleccionismo es un campo espléndido de pruebas tanto para el niño como para el educador. El pequeño puede experimentar con este sistema y aprender muchas cosas y nociones, y para los padres es una fantástica oportunidad de entender algunas formas de actuar de su hijo.

Y es que el niño que siente pasión por coleccionar y que sigue coleccionando hasta el final tiende a la precisión, al rigor, a la catalogación y esto está muy relacionado con la memoria y el recuerdo. Según Freud, son peculiaridades que pertenecen a un carácter psíquico muy preciso. Dime cómo coleccionas y te diré quién eres.

(Te interesa: ¿Cómo enseñar la hora a los niños?)

colecciones-coches

¿Las colecciones son buenas para los niños? 

Dedicarse a esta afición, la de coleccionar, no es ni bueno ni malo. Será el adulto, si acaso, quien tendrá que acompañar y, quizás, modificar ciertas actitudes en el niño, siempre utilizando el equilibrio y la sensatez. Los papás y las mamás que animan al pequeño a coleccionar o, por el contrario, que le regañan si no completa el álbum, se equivocan. Coleccionar es un placer y como tal no se debe corregir, salvo en casos extremos. 

En el caso de que los padres animen al niño a coleccionar cuando él ya no quiere, acaban infligiendo un comportamiento que ya es lo suficientemente riguroso y no respetan su deseo de ser un niño normal. Porque es normal que un niño deje un juego a la mitad, cuando ya no lo está disfrutando, para pasar a otro.

También es inútil y contraproducente negar al niño hacer colecciones, pues es algo que le da satisfacción. Además, primero en la escuela y luego en la edad adulta, debe ser capaz de saber catalogar y ordenar, y esto es un recurso muy preciado. Por supuesto, también en torno a este tema, como siempre en la educación del niño, es útil establecer algunas reglas. ¿Cuáles?

¿Cómo deben coleccionar los niños? 

Estas son algunas reglas útiles a tener en cuenta cuando al niño le gusta hacer colecciones.

  • Por supuesto, si el niño se vuelve esclavo de la catalogación, si solo así se divierte, hay que corregirle. De lo contrario, corre el riesgo de desarrollar comportamientos compulsivos a medida que crece.
  • Otra lección útil para el niño es aprender que el sobre de estampas tiene un costo. Da mucha satisfacción completar un álbum, pero no a cualquier precio. Si le acompañamos en este viaje, nunca será presa del llanto desconsolado porque no le salieron, por ejemplo, las estampas que le faltaban y que él quería.
  • Por el contrario, ayudar al niño a completar la colección por un precio razonable tiene mucho valor, porque le empuja al territorio del desafío y la aventura. Esto significa fijar una meta y estimular al niño a preguntarse: ¿Cómo voy a lograrlo? Una pregunta que esconde un mundo de estrategias, oportunidades, misterios por descubrir.
  • No hay que centrarse solo en completar las colecciones comprando en las tiendas y lugares donde estén disponibles los sobres de estampas, por ejemplo. El niño tiene que hacer intercambios con sus amigos, aprender el trueque y la negociación. Es la emoción única que da poseer la pieza que falta del rompecabezas lo que da pleno sentido al esfuerzo de la colección.
Edurne Romo Edurne Romo
Directora Editorial. Periodista especializada en maternidad, infancia y crianza

Te puede interesar…

Y tú ¿Qué opinas?
Escoge un avatar
avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar
Enviar Comentario
Comentarios (0)