¿Por qué el sexo entre los padres es el arma secreta para criar niños felices?

12 Jul 2023
sexo bueno crianza

Según la pedagoga Elena Urso, la complicidad entre los papás que nace del sexo contribuye a crear un ambiente positivo, que da confianza a los niños. ¡Lee esta interesante reflexión de la experta!

Son muchas las parejas que, después de tener hijos, apartan el sexo de sus vidas. Lo hacen por cansancio, porque concentran toda su atención en los niños, porque piensan que hay otras prioridades para la familia, etc. En cambio, precisamente, la complicidad y la cercanía en la cama entre la mamá y el papá son fundamentales para el bienestar de los pequeños. 

Suena raro, y algunos incluso pueden considerarlo contraproducente, pero el hecho de que la mamá y el papá sigan jugando debajo de las sábanas fomenta la tranquilidad y la seguridad en los niños.

(Te interesa: Sexo después del parto, ¿qué tener en cuenta?)

Una revolución que empieza en los años sesenta 

Lo confirma la pedagoga italiana Elena Urso, del Estudio de Consultoría Familiar de Milán: “La literatura y las estadísticas hablan de este aspecto, que depende de dos factores principales, y que se remontan a los años sesenta del siglo pasado”, explica. “Para empezar, en aquellos tiempos las familias se transformaron, pasando de la autoridad a la afectividad.

Además, la percepción de las relaciones interpersonales cambió, del mismo modo que la expresión de la afectividad”. En definitiva, menos gritos y más mimos, tanto con respecto a los niños como entre los adultos. De paso, se descubrió que el amor es una necesidad primaria, no un deseo ni un complemento, sino algo vital, como comer y dormir, por lo que merece mucha atención.

El amor familiar tiene muchas facetas 

“Por supuesto, la primera forma de amor es la de los padres hacia los hijos, pero también es un amor que se construye sobre la imagen de la familia que se transmite al niño y, por lo tanto, sobre el ejemplo.

A través de este amor entre los adultos, que se respira dentro del ámbito familiar, el niño entiende que se trata de una relación distinta a la que tienen los padres con los hijos, y esto le tranquiliza.

Asimismo, las demostraciones de cariño entre los adultos, así como su cercanía, determinan la seguridad interior de los hijos y se convierten en un ejemplo de lo que es el amor conyugal”. En resumen, la pareja unida es un sentimiento. “El niño percibe cuándo hay armonía entre los padres, cuándo existe un acuerdo entre ellos y también qué es eso tan intangible que se llama complicidad", insiste la experta.

“Se trata de una forma de comunicación fundamental, puesto que esa unión se transmite a través de un canal no verbal: un tipo de afectividad que los pequeños perciben, pero de la que, obviamente, deben ser excluidos”.

Una relación exclusiva entre los adultos 

Por otro lado, la forma de exclusión que viven los niños no es un obstáculo para ellos, sino una ocasión de crecimiento. “Los niños tienen que vivir la exclusión para aprender a afrontarla en contextos futuros”, subraya la pedagoga. “Si el niño se siente frustrado por esta forma de relación que no le incluye, para él solo tiene ventajas, dado que tiene la oportunidad de experimentar esta sensación en un ambiente protegido, aprendiendo a afrontarla.

Además, el hecho de ver que, dentro del contexto afectivo de la familia, los papás son felices y tienen una relación especial aporta mucha seguridad al niño”. En consecuencia, que los hijos muestren una actitud ambivalente respecto a esta forma de entendimiento, originada a partir del sexo, no debe representar un obstáculo para cuidar de ellos.

El sexo ayuda a hacer frente común 

Para que una relación funcione, se necesita atención, de manera que la relación de pareja debe cultivarse. “Los desafíos educativos que los niños plantean a medida que crecen son numerosos, razón por la que aún cobra más importancia que la pareja permanezca unida para afrontarlos con armonía”, insiste la experta. “Esta fuerza y esta unión se construyen teniendo un mundo paralelo a la vida parental, hecho de atenciones y cuidados recíprocos, así como de momentos de exclusividad. Es muy importante reservarse momentos exclusivos, como salir a cenar o disfrutar de una escapada de fin de semana en pareja. Si esto nos resulta complicado, es evidente que lo más sencillo es mantener la relación de intimidad”.

De ahí, la necesidad de disponer de un espacio íntimo propio, como el dormitorio, que es el lugar en el que el sexo se celebra como una forma de entendimiento mutuo.

“Además de provocar reacciones químicas importantísimas para el bienestar de todos, el sexo es una verdadera forma de comunicación específica de la pareja conyugal. A través de esta forma de comunicación, se refuerza la unión y se confirma que cada uno reconoce al otro no únicamente como madre o padre, sino también como hombre o mujer.

Si nos limitamos al papel de padres, toda la esfera del deseo se ve afectada, o sea, la capacidad de cultivar el deseo, que es extremadamente vital”.

El deseo nos ayuda a sentirnos vivos 

Para nuestra pareja, es importante saber que es deseada, porque esta sensación es una pieza fundamental para la felicidad de la pareja. “Siempre hay que procurar prestar pequeñas atenciones al otro, haciéndole entender que no solo es un progenitor o un compañero, sino también un hombre o una mujer atractiva”, concluye la doctora Urso. Si esta relación se mantiene y se cultiva, el niño percibe una sensación de bienestar general y la posibilidad de comunicarse a diferentes niveles. Es el contexto ideal para desarrollar la autoestima y la confianza, y son para toda la vida.

En cambio, cuando en una pareja desaparece este aspecto, se enciende la alarma que indica un problema en la comunicación profunda y en el deseo de estar juntos”. Por lo tanto, pensar en renunciar a las relaciones de pareja por el bien de los niños es un error. Si se mantiene el interés por el sexo, basado en la reciprocidad de los gestos, el ambiente en el que crecen los niños será mejor.

……….

¿Tú y tu pareja logran encontrar tiempo para el sexo en su vida familiar? ¡Déjanos tu comentario!

REDACTORA DE MI BEBÉ Y YO. Especializada en embarazo, maternidad y paternidad, bebés y niños, y coordinadora de nuestra Agenda del Embarazo.

Te puede interesar…

Y tú ¿Qué opinas?
Escoge un avatar
avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar
Enviar Comentario

Comentarios (0)