Qué es y cómo tratar el mutismo selectivo infantil

30 May 2022
Mutismo selectivo

El mutismo selectivo es la afección por la que un niño que puede hablar normalmente deja de hacerlo en otros contextos (la escuela, los centros comerciales o, simplemente, fuera de casa) y, a menudo, de forma súbita. ¿Cómo hay que actuar si esto sucede?

viviana castro

Viviana Castro

Fonoaudióloga Esp. Neurodesarrollo e Integración Sensorial.

Supervisión científica.

El mutismo selectivo infantil es un trastorno que hay que tratar pues, de lo contrario, puede empeorar. De ahí, la importancia de acudir a un profesional desde los primeros síntomas.

Causas del mutismo selectivo infantil

Este tipo de trastorno es muy común entre los niños menores de cinco años, es decir, en la primera infancia.

  • Su causa o causas aún no se conocen, pero, según los expertos, se cree que está relacionada con la ansiedad o el hecho de que los padres se muestran muy inhibidos. Por ejemplo, hay muchos papás y mamás súper ansiosos, estresados, que, en ocasiones, además, se muestran muy silenciosos en casa. Esto lo perciben los peques y "heredan" este tipo de comportamiento. Por ello, un común denominador entre estos niños es algún miedo o fobia extrema.

(Te interesa: Los miedos en cada edad)

  • Cuando esto sucede, el mutismo selectivo infantil no se detecta automáticamente, pues el niño simplemente deja de hablar, y padres y niños siguen con sus actividades cotidianas. Por ello, hay que ser buenos observadores y valorar los contextos en los que las habilidades comunicativas del niño se ven disminuidas. De ello dependerá encontrar un poco el porqué y apoyarle de manera adecuada.
  • Hay otros casos en los que esta alteración viene de familia. Es decir, que, generación tras generación, ha habido alguien con esta dificultad, lo cual aumenta el riesgo de que el pequeño pueda presentar dichas dificultades

Hay que tener presente que el mutismo selectivo no es lo mismo que el mutismo. En el mutismo, el niño no habla nunca. En cambio, en el mutismo selectivo, sí lo hace pero, como su nombre indica, es selectivo. Si bien el niño entiende todo lo que se le dice, habrán momentos o contextos en los que le es imposible comunicarse verbalmente y se frustre.

(Te interesa: No quiere hablar fuera de casa)

Los síntomas del mutismo selectivo

Los síntomas del mutismo selectivo pueden ser los siguientes:

  • Timidez leve o extrema.
  • Ansiedad.
  • Pánico para socializar.
  • El niño evita cambiar de contexto. Por ejemplo, de la casa al parque. 
  • Le cuesta adaptarse a los cambios.
  • Se estresa con facilidad.
  • Son niños cohibidos, pues les interrumpen frecuentemente o no les dejan expresarse.

Los síntomas del mutismo selectivo infantil deberán observarse, por lo menos, durante un mes para que sea considerado como tal. Es importante tener en cuenta que, en el primer mes de escuela de cualquier niño, es completamente normal mostrar timidez o algo de ansiedad, y no por ello hay que confundirlo con un mutismo selectivo.

(Te interesa: Mi hija ha empezado a tartamudear)

¿Cómo pueden ayudar los padres a combatirlo

Para ayudar a niños con mutismo selectivo, sus familias deberán trabajar los siguientes aspectos para mejorar las condiciones personales, familiares y sociales del niño:

  • Autoestima: es importante no sobreproteger a nuestros hijos, con el objetivo de que adquieran más confianza en sí mismos. Mediante simples tareas, puedes enseñar a tu hijo a asumir pequeñas responsabilidades, como vestirse y comer solo, enjabonarse en la ducha, atarse las agujetas de los zapatos, etc.

(Te interesa: Cómo detectar la baja autoestima en niños)

  • Comunicar y alabar los méritos: no olvides que la comunicación es cosa de dos, por lo que deberás escuchar lo que tu hijo tiene que decirte sin quitarle importancia o criticar. Por otra parte, reforzarás sus puntos fuertes transmitiéndole las cosas que hace bien y animándole a mejorar cuando haga algo mal.
  • No comparar ni etiquetar: es mejor que hable cuando quiera hacerlo y evitar presionarle. Tampoco es recomendable etiquetarlo como “tímido” cuando no quiera hacer algo.
  • Fomentar las relaciones sociales: invitar a compañeros de clase a jugar a casa, quedar con amigos que tengan hijos de edades similares o inscribirle en actividades con otros niños le ayudará a mejorar.
  • Tratar al niño con naturalidad: evita cambiar tu trato o decir a las personas que tiene esta dificultad frente a él, pues puede pensar que tiene algo muy malo, y su ansiedad y estrés le bloquearán completamente.

¿Tu hijo ha sufrido mutismo selectivo en algún momento de su vida? ¿Cómo superó esta etapa? ¡Cuéntanoslo a continuación!

DIRECTORA EDITORIAL MI BEBÉ Y YO. Experta en temas de embarazo, maternidad y paternidad, bebés y niños, y coordinadora de nuestra Agenda de Crecimiento.

Te puede interesar…

Y tú ¿Qué opinas?
Escoge un avatar
Enviar Comentario

Comentarios (1)

avatar
Dulglg
En muchas de las ocaciones los padres no sabemos como resolver cada uno de los casos e incluso queremos aplicar la misma tecnica para todo y termina saliendonos todo mal.