Niño o niña: trucos naturales para elegir el sexo del bebé

27 Apr 2014
Elegir el sexo del bebé

¿Niño o niña? ¿Estás buscando un hijo y quieres escoger el sexo de tu bebé? Conoce tus días fértiles y controla tu alimentación, esto puede ayudarte a elegir. Descubre el método Baretta y los estudios de Shettles y Rorvik.

​¿Estás buscando un bebé y quieres elegir el sexo del bebé? ¿Te gustaría que fuera un niño o bien una niña? Pues hay buenas noticias. Una alimentación determinada antes del embarazo o elegir el momento justo de la concepción pueden influir en el sexo del bebé, al menos así lo afirman algunos especialistas.

¿Creencias o realidad? Conocer estos trucos naturales no está de más e intentarlo puede dar sus frutos. Sin embargo, debes tener en cuenta que la mayoría de los  ginecólogos y expertos en obstetricia no dan crédito a estos métodos y afirman que no se puede elegir el sexo del bebé.

Por lo tanto, ten siempre presente que estos métodos que te proponemos a continuación no son una ciencia exacta y que la base científica de estos métodos para elegir entre niño o niña aún tiene mucho que demostrar. Pero, ¿por qué no intentarlo?

Calcula tus días fértiles y programa tus relaciones

El método Shettles para elegir entre niño o niña se basa en las diferencias entre los espermatoides portadores del cromosoma X (la futura niña) y los espermatozoides portadores del cromosoma Y (el futuro niño). Este método consiste en tener relaciones sexuales en un momento determinado durante el ciclo de la mujer y para ello es muy importante que calcules tus días fértiles.

Según Shettles, las relaciones sexuales previas a la ovulación favorecen a las niñas, mientras que una fecundación durante o poco después de la ovulación, favorece a los niños.

Cuida tu alimentación

Por su parte, el método Baretta para escoger el sexo del bebé se basa en la influencia de la alimentación en el metabolismo femenino. Según la bioquímica argentina Adriana Baretta, una mayor o menor presencia de determinados minerales en tu dieta te ayudará a tener más probabilidades de tener un​ niño o tener una niña.

Por ejemplo, alimentos como las legumbres, los frutos secos, el jamón, el pescado y la fruta favorecen la procreación de niños, frente a los productos lácteos, acelgas o copos de avena, que ayudan a la gestación de niñas.

(Te interesa: La forma de la barriga ayuda a saber si el bebé será niño o niña)

DIRECTORA EDITORIAL MI BEBÉ Y YO. Experta en temas de embarazo, maternidad y paternidad, bebés y niños, y coordinadora de nuestra Agenda de Crecimiento.