Segundo embarazo: cesárea

9 Jan 2021
Segundo embarazo y cesárea

Los motivos que aconsejan no recurrir a una segunda cesárea están relacionados con las molestias que podría ocasionar a la mamá.

• La cesárea impide participar activamente en el parto, cosa que puede dar lugar a un sentimiento de insatisfacción. Lo mismo puede decirse si la anestesia, en caso de intervención, no haya sido general sino peridural, que duerme la parte inferior del cuerpo a partir del ombligo. Si bien es cierto que esta técnica permite asistir al nacimiento del bebé, también lo es que impide a la mamá tomar parte en las contracciones y participar en la salida del niño.

• La cesárea implica más tiempo de recuperación que el parto natural. Cuando se practica una cesárea, la hospitalización se alarga por lo menos cinco días. También, debe tenerse en cuenta que el dolor provocado por la herida y las dificultades para moverse durante los primeros días, hacen que a la nueva madre le resulte más difícil iniciar la relación con su hijo.

Pero, a pesar de las ventajas de tener un segundo parto natural, hay algunos casos en los que no puede practicarse tras una cesárea. Veamos los principales:

• Enfermedades crónicas de la madre, como cardiopatías, enfermedades renales, etc.

• Pelvis anómala de la mamá, es decir, demasiado pequeña o mal formada, hasta el punto de hacer difícil el paso del niño.