Epidural en el parto: cuándo es beneficiosa y cuándo es perjudicial

31 May 2024
Anestesia epidural

¿La anestesia epidural es beneficiosa de cara al parto o puede resultar perjudicial? Todo depende del momento en el que se ponga. La experta Laila Casado te guía a la hora de decidirte por este tipo de anestesia y te da las claves para afrontar el parto con confianza y seguridad en ti misma.

Uno de los miedos más grandes que tienen todas las mujeres al pensar en el parto, especialmente cuando se va acercando el momento tan esperado, es el dolor. Se trata de algo muy razonable, puesto que a nadie le gusta sentir dolor, una sensación desagradable que suele indicar que algo va mal. Por ello, el tema de las opciones de alivio del dolor durante el parto es uno de los más esperados en los cursos de preparación al parto.

Existen diferentes métodos para aliviar el dolor durante el proceso de parto, pero la epidural es el único que lo elimina por completo. Entonces, ¿la epidural es buena o mala? Depende de cuándo y cómo decidas ponértela. La anestesia epidural puede ser muy beneficiosa durante el parto, pero, a veces, puede influir negativamente. Esto es algo que siempre explico en las consultas durante el embarazo. Es importante entenderlo bien para que tomes decisiones de una manera consciente a la hora de cómo elegir prepararte para tu parto.

Epidural: cuándo es beneficiosa

Según mi experiencia y conocimiento como experta en el tema, la epidural es muy beneficiosa cuando el cérvix (también llamado cuello del útero) es favorable y cuando la mujer tensa mucho el cuerpo durante las contracciones, lo que imposibilita que el cérvix se relaje.

  • Cuando el cérvix es favorable. Mediante un tacto vaginal, valoramos el cuello del útero en su conjunto, es decir, no nos fijamos únicamente en su dilatación, sino también en su posición, su borramiento, su consistencia y cómo está la cabeza del bebé apoyada sobre él. Ahora bien, si la dilatación es de 3 cm o más, lo más probable es que el cérvix sea favorable.
  • Cuando la mujer está muy tensa durante las contracciones, el cuello del útero tiene más dificultad para relajarse. En este caso, la anestesia epidural puede ayudar, ya que permite a la embarazada relajar la musculatura favoreciendo, de este modo, la dilatación, así como coger fuerzas sin interferir en la dilatación ni en un correcto descenso del bebé a través del canal del parto.

Epidural: cuándo puede ser perjudicial

La epidural resulta perjudicial cuando se utiliza con un cérvix desfavorable. Es decir, cuando el cuello del útero todavía no está dilatado o la dilatación es de 1 o 2 cm, pero los aspectos del cérvix que valoramos son desfavorables.

En estos casos, es más probable que la epidural tenga un impacto negativo en la dilatación, dificultando la progresión del trabajo de parto, y, por consiguiente, sea necesario recurrir a una cesárea.

Tipos de epidural: convencional y walking epidural

Otro aspecto que hay que tener en cuenta es el tipo de epidural al que puedes optar. Existe la epidural convencional y la walking epidural.

Walking epidural. Lo ideal es utilizar una epidural en la que puedas continuar moviéndote y caminando durante el parto, la walking epidural. Esta epidural es relativamente nueva en la asistencia al parto y cada vez está siendo más utilizada. El objetivo de la walking epidural es eliminar el dolor, pero permitiéndote caminar para ayudar al bebé a ir encajándose mejor y facilitarle el descenso por el canal del parto de una manera adecuada. No obstante, hay que tener en cuenta que cabe la posibilidad de necesitar una dosis mayor de epidural porque ésta no esté funcionando al 100%. En este caso, puede suceder que, en algún momento, no sea seguro caminar. Todo depende de la dosis y de la movilidad de tus piernas.

No obstante, aún se emplea mucho la epidural convencional, que consiste en la misma técnica que la walking, pero introduciendo una dosis más alta de anestesia, lo que hace que la mujer no pueda caminar, ya que las piernas están más dormidas. A veces, la epidural convencional puede dificultar el avance del parto, especialmente en aquellos casos en los que el bebé no está encajado.

Lo que debes valorar antes de decidirte

  • Efectos adversos. La epidural es un tipo de anestesia que se utiliza muy a menudo y la gran mayoría de las veces no surgen problemas. No obstante, no deja de ser una técnica invasiva y puede tener efectos secundarios, por lo que es importante que estés informada al respecto.
  • Recuperación posparto. Si se ha recurrido a la epidural, la recuperación posparto suele ser un poco más lenta.
  • Cansancio físico. Un parto siempre va a ser duro e intenso, pero hay que valorar qué tipo de parto estamos teniendo. No es lo mismo tener una fase latente de cinco horas que de dos días, por ejemplo.
  • Progreso del parto. Recuerda que, si el cérvix no es favorable y quieres ponerte la epidural, esperar un poco más suele ser determinante sobre el progreso del parto.Por ello, aparte de la epidural, es importante que dispongas de otras herramientas para el alivio del dolor y el control sobre el parto.

Confía en ti y en tu cuerpo

La epidural no es buena ni mala, sino que depende del momento y de la situación en la que te encuentras. La actitud con la que afrontes el parto va a ser crucial para el tipo de parto que vas a tener y definirá tu experiencia en este proceso. Infórmate, elabora un plan de parto inicial y ve adaptándote a la situación a medida que el parto vaya avanzando.

Recurre a diferentes herramientas y no vayas al parto pensando en que te vas a poner la epidural porque tienes miedo al dolor. Esta actitud hará que tengas más probabilidades de ponerte la epidural cuando no sea beneficiosa para ti y la espera se te hará muchísimo más dura.

Pero, sobre todo, confía en ti y en tu cuerpo como mujer. He atendido partos en diferentes países y he visto muchos tipos de parto. Y sé que tú puedes hacerlo con o sin epidural.

laila-castroLaila Casado
Matrona y CEO de Madre Mía Maternidad
www.madremiamaternidad.com
@madremiamaternidad

 

 

...........

¿Te piensas poner la epidural en tu parto? ¿O bien ya has dado a luz y has vivido la experiencia? ¡Déjanos tu comentario!

Elena Ruiz Elena Ruiz
Periodista especializada en parenting, infancia y crianza

Te puede interesar…

Y tú ¿Qué opinas?
Escoge un avatar
avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar avatar
Enviar Comentario
Comentarios (6)
avatar
Pao_dz
Fue lo mejor que pudieron hacer por mi a la hora del parto, ya no aguantaba el dolor y después de que me la pusieron sentí un gran alivio. Cuando me preguntaron si aceptaba ponerme la no lo pensé dos veces?
avatar
nenazuly
Gracias por la información,ayuda mucho para las mamás primerizas
avatar
Caspli
Yo aún no me decido esta información es súper interesante y me tranquiliza ya que mi médico me había comentado que había riesgo de que el bebé naciera deprimido por la anestesia!!!
avatar
bbyMay
Aún no decido si usarla o no! ????
avatar
Fann13
Muy buena información
VER MÁS COMENTARIOS