El papel del papá: desde el embarazo y el parto hasta los primeros meses del bebé

29 Jun 2022
El papel del papá: desde el embarazo y el parto hasta los primeros meses del bebé

Durante los primeros meses de vida, el bebé tiene una relación muy estrecha con la madre. Sin embargo este vínculo no debe ser exclusivo. El desarrollo del bebé depende también del papá, ya desde el embarazo y el parto, cuando se empieza a crear el vínculo entre padre e hijo.

El papá también tiene un papel fundamental en el desarrollo del bebé, pero no solo desde que nace, sino ya desde el embarazo y el parto: es en estas etapas cuando se empieza a generar el vínculo paterno-filial, siempre que el papá se implique en la gestación y esté presente y activo interactuando.

Una vez que nace, a partir de los seis meses, el pequeño empieza a separarse gradualmente de la madre y a buscar una autonomía propia.

En esta fase, a diferencia del período inmediatamente posterior al nacimiento, el vínculo con la madre se redefine, y el pequeño deja de tener una relación exclusiva con ella. Por tanto, los dos padres se convierten en un punto de referencia fundamental para el crecimiento físico y el desarrollo psíquico del bebé.

El padre debe aprender de inmediato a conocer al bebé, a tener confianza con él y a tener tiempo para dedicárselo exclusivamente. Es importante que el papá establezca enseguida una comunicación física con el pequeño, que empiece a cuidar de él desde el primer día, a hablarle, a mimarlo, haciendo que se acostumbre a él.

Sin embargo, el papel de padre empieza mucho antes del nacimiento del bebé. La asistencia del papá a los cursos de preparación al parto, una implicación activa y estrecha en el embarazo y su presencia en el momento del nacimiento, ayudarán al papá a tomar conciencia con mayor rapidez del nuevo papel que le espera.

Papá y bebé en el embarazo

Los papás que hablan al bebé en el embarazo logran, en el futuro, establecer un mayor vínculo afectivo y una mejor relación.

Es la conclusión del fundador de la Asociación Norteamericana de Psicología Prenatal y Perinatal, el psiquiatra estadounidense Thomas R. Verny. Según el psiquiatra, la futura relación del papá con su hijo, depende, en gran medida, de la participación de este en el embarazo.

El padre debe participar con la madre en la preparación al parto y, sobre todo, "debe hablar con el bebé cada día", porque así "establece un vínculo afectivo con su hijo, a pesar de que éste aún no ha nacido". ¿Qué otras cosas saber?

  • Además de los sentimientos que tiene el bebé en el vientre materno hacia su padre, este experto dice que a partir del sexto mes de embarazo el neonato puede ver, oír, experimentar, degustar e, incluso, aprender de forma primitiva. 
  • Desde el útero materno, el bebé ya reconoce la voz de su mamá, porque es la que escucha en todo momento. En cambio, el padre necesitará hablarle y comunicarse con él para que identifique su voz. Además, es muy beneficioso para el vínculo padre-hijo que el papá acuda a las clases de preparación al parto y participe activamente en todo el embarazo.
  • Por eso, muchos expertos opinan que es muy recomendable que el padre asista al parto, para que el recién nacido y el papá establezcan ese vínculo desde el primer momento del nacimiento. 

 El papel del papá en el parto

Teniendo en cuenta que la elección de ayudar a su pareja a dar a luz debe ser totalmente libre y no forzada, la presencia del padre en el momento del nacimiento de su hijo permite crear en él desde el primer instante una mayor implicación afectiva con el bebé.

 

Para la futura madre, el apoyo de su pareja en un momento tan importante y fundamental representa una inmensa ayuda. Generalmente, existen tres "tipos" de padres en la sala de partos:
 
  • Los activos, que animan y ayudan a su pareja a respirar de forma correcta, así como a mantener la posición adecuada y a relajarse, al tiempo que le realizan masajes para aliviar su dolor.
  • Los sentimentales, que consuelan y animan a su pareja con una intensa participación emotiva. Estos padres son los que más riesgo corren de quedar impresionados y de no ser capaces de superar el impacto de la sala de partos.
  • Los que, "paralizados" por el miedo y la emoción, no consiguen ofrecer ningún tipo de ayuda ni de apoyo moral a su pareja.
 
En realidad, todo aquel futuro padre que decide asistir al parto de su hijo debe olvidar el miedo a sentirse inútil y a estorbar; su sola presencia ya representa un apoyo importante para su pareja y se trata de un momento fundamental para la relación que se establecerá entre él y el pequeño.

..........

¿El futuro papá se está implicando en el embarazo y fomenta la creación del vínculo con el bebé? Si el bebé ya ha nacido, ¿de qué manera interactúa el papá con él? ¡Déjanos tu comentario!

REDACTORA MI BEBÉ Y YO. Coordinadora de la sección Mujer Hoy, y experta en embarazo, bebés y niños.

Te puede interesar…

Y tú ¿Qué opinas?
Escoge un avatar
Enviar Comentario

Comentarios (6)

avatar
Vaniezhiita
Esto va ayudar a que mi esposo sea mas participativo y obtenga un buen vínculo que nuestro bebe
avatar
Gina8
MIL GRACIAS por este artículo, mi esposo entendió muchas cosas!
avatar
Giconay
Mui buena información está bien detallada
avatar
MaritzaLimonArias
Gracias Excelente información
avatar
DanieLares1996
Buena información
VER MÁS COMENTARIOS