Actividades extraescolares: quién las elige

17 Jan 2023
actividades extraescolares

Si no se dispone de tiempo o de lugares para realizar juegos "libres", por la tarde, se pueden proponer al niño actividades extraescolares programadas. Pero, ¿quién debe decidir estas actividades? ¿Y qué hacer si el niño ya no quiere ir?

Ir a la guardería o a la primaria es una experiencia vivida por el niño como una actividad obligatoria, parecida a un trabajo. Por ello, las actividades extraescolares deben ser, sobre todo, agradables, y es importante que el niño las pueda elegir libremente, ya sea por la actividad en sí, como por la presencia de sus amigos o profesores preferidos.

(Te interesa: Manual práctico para elegir la guardería)

Es fundamental tener presente que las actividades infantiles que se realizan en el tiempo libre no deben ser vividas como "adiestramientos específicos", sino como ocasiones para vivir experiencias diversas.

Sin embargo, a la hora de elegir las actividades del niño, ¿es mejor que elija el niño o los padres? ¿Cuáles son los pros y los contras de cada una de estas probabilidades?

¿Quién elige las actividades extraescolares?

Las elige el niño

Los que defienden esta opción sostienen, con razón, que no se puede obligar al niño a seguir un curso que no le interese. Por otro lado, ¿cómo vamos a dejar libre de elegir a un niño que un día quiere estudiar piano y que, al día siguiente, quiere jugar fútbol?

Las eligen los padres

Los partidarios de esta elección se justifican pensando que el niño aún no es capaz de entender cuáles son las actividades adecuadas para su formación física y psicológica. Si los padres deciden sus estudios, su alimentación o sus tratamientos médicos, ¿por qué deberían renunciar a la elección de una actividad que podría realizar durante algunos años?

Esta manera de aproximarse a la cuestión, sin embargo, tiene el riesgo de proyectar las propias esperanzas o desilusiones en el niño, deseando que haga lo que han hecho papá o mamá, o, por el contrario, lo que éstos no pudieron hacer. Entonces, ¿cómo elegir la actividad más adecuada para nuestro hijo?

Lo ideal es intentar liberarse de las propias ambiciones o nostalgias de los padres y esforzarse por evaluar de forma real cuáles son las posibilidades y las inclinaciones del niño. Y, si éstas coinciden con las de los padres, mucho mejor.

(Te interesa: Yoga para niños: beneficios y posturas)

¿Y si el niño ya no quiere ir a las actividades extraescolares?

Según las estadísticas, una tercera parte de los niños que empiezan un curso lo dejan antes de que termine. Lo primero que los padres piensan es que el niño no se lo toma en serio y también se preocupan porque creen que es un inconstante, que no sabe aplicarse o que no hay nada que le guste.

En la mayoría de los casos, no se considera el hecho de que, a menudo, el niño no sabe lo que va a hacer. Enamorarse del violín que un amigo toca no es lo mismo que practicar con él durante horas antes de ser capaz de arrancarle un sonido aceptable.

Para evitar esta reacción, que además es muy normal, los expertos sugieren:

  • El niño tiene que ser consciente de que hacer un curso quiere decir comprometerse. Antes de inscribirlo, explíquenle las dificultades con las que se va a enfrentar sin minimizar.
  • Definan un pacto: "Yo me comprometo a acompañarte dos veces a la semana y a comprarte lo que necesites para la actividad. Tú te comprometes a terminar el curso".
  • Si el niño expresa el deseo de dejar la actividad, escucha el porqué.  A veces, podría suceder que el niño quiera abandonar el curso por alguna razón banal o por un malentendido; por ejemplo, porque tiene miedo de preguntarle al instructor si le permite ir al baño.
  • Habla con el instructor o el profesor en caso de que el niño esté decido a abandonar el curso. Como si se tratara de profesores de la escuela, para entender las razones por las que el niño quiere abandonar.
  • Si tienes la impresión de que quiere dejarlo, no por una razón real, sino porque quiere hacer otra cosa como su amigo, y están convencidos de que es mejor persuadirle para que se quede, no le hablen de dinero, de sus esfuerzos o de los "sacrificios" que han hecho, sino que deben reconocer sus razones: "Entiendo que te gustaría dejar el fútbol para inscribirte en taekwondo con Pedro. Sería una pena. Eres muy bueno...".

A menudo, un cumplido ayuda mucho más que las acusaciones. No excluyan la posibilidad de cambiarle de curso, cuando haya terminado el primer año. Al sentirse comprendido, a menudo, el niño decide continuar con lo que hace. En la mayoría de los casos, una vez superadas las primeras dificultades, se adapta al ambiente y se siente a gusto.

Y tú, ¿cuáles crees que son las mejores actividades extraescolares para un niño? ¡Nos gustaría conocer tu opinión!

REDACTORA MI BEBÉ Y YO. Coordinadora de la sección Mujer Hoy, y experta en embarazo, bebés y niños.