Moisés, minicuna y cuna colecho: cómo deben ser

18 Mar 2022
Moisés y minicuna

Cuando son chiquitines, es mejor que los niños duerman en un moisés para bebés o en una minicuna. ¿Qué características deben cumplir? ¿Cuál es la edad ideal para pasar al bebé del moisés a la cuna? ¡Te ofrecemos una completa guía!

Cuando son muy pequeñitos, los niños duermen muchas horas, por lo que es indispensable garantizarles un buen descanso. Pero, ¿de qué manera? ¿Cuál es el lugar más adecuado para el sueño del bebé?

En los primeros meses, algunos padres eligen un moisés o una minicuna, mientras que otros ya optan directamente por una cuna. Según los pediatras, los moisés y las minicunas son ideales durante los primeros meses de vida del bebé, pues, por su reducido tamaño, el niño se siente recogido. Posteriormente, cuando el niño es algo mayorcito, ya se le debe pasar a una cuna.

Moisés o minicuna: ¿en qué se diferencian?

¿Estás dudando entre elegir un moisés o una minicuna para los primeros meses de tu bebé? Veamos las características principales de cada uno de estos productos para ayudarte en tu decisión.

Características del moisés

  • Está constituido por una cesta o capazo, generalmente de mimbre, y una estructura sobre la que se acopla la cesta, generalmente, de madera.
  • El capazo es extraíble y suele venir con dos asas, que permiten poder transportarla fácilmente incluso fuera de casa.
  • Es más ligero que la minicuna y más pequeño (unos 40 x 80 cm), por lo que ocupa poco espacio. Al tener unas dimensiones más reducidas, su tiempo de uso también es más corto: se puede usar hasta los cuatro meses, aproximadamente.
  • Tiene menos profundidad que la minicuna (unos 25 cm), por lo que permite acceder más fácilmente al bebé y vigilarle sin levantarse de la cama o del sofá.

Características de la minicuna

  • Es una estructura única, no desmontable, que tiene unas dimensiones algo más grandes que el moisés (unos 50 x 80 cm). Por este motivo, se puede utilizar durante más tiempo, generalmente, hasta los seis meses de vida.
  • Muchos modelos se pueden plegar o desmontar, por lo que ocupan poco espacio cuando no se utilizan.
  • La mayoría de las minicunas disponen de ruedas, que permiten poder desplazarlas fácilmente por las diferentes estancias de la casa. Las ruedas también incorporan frenos, para poder fijar la minicuna de forma segura.
  • La minicuna tiene una mayor profundidad que el moisés (unos 30 cm de alto) y es más amplia, por lo que el bebé tendrá más espacio para moverse. 
  • Suelen ser muy versátiles: muchas minicunas permiten acoplarse a la cama de los padres para hacer colecho y algunas se pueden reclinar para favorecer la digestión del bebé y su respiración en caso de resfriado.

moises bebe sueno

Cómo debe ser la minicuna del bebé

Antes de adquirir una minicuna, es importante tener en cuenta algunas características que este producto debe cumplir para ser seguro para el bebé. La normativa de seguridad europea relativa a minicunas y cunas es la UNE EN 716.

  • Los bordes: deben ser lo suficientemente altos, con una altura mínima de 27.5 centímetros.
  • La parte interior: debe ser siempre acolchada, para evitar que el pequeño pueda hacerse daño.
  • El fondo: debe ser rígido y plano, para sostener el cuerpo del bebé.
  • El tejido: el acolchado interior y todas las partes que contengan ropa se deben poder lavar y desenfundar. Es preferible optar por tejidos naturales, de algodón, transpirables e hipoalergénicos.
  • El tamaño: deberá evaluarse según el espacio disponible y el tiempo que la minicuna se utilizará.
  • Las ruedas: son muy útiles para desplazar la minicuna por la casa y poder tener al bebé siempre con nosotros con la mayor facilidad.
  • El plegado: hay modelos que pueden plegarse, por lo que ocupan muy poco espacio.
  • El bloqueo: si en la familia hay otros hermanitos, es mejor elegir modelos con un dispositivo que limite las diferentes funciones de la minicuna: plegado, regulación de altura, balanceo, etc. 

cunas colecho bebe

Minicunas colecho: una opción segura para dormir con el bebé

El conocido como colecho es una práctica familiar en la que el bebé duerme con el papá y la mamá. El colecho puede ser practicado en la misma cama de los padres o bien con una minicuna o cuna unida a la cama, lo que se conoce como minicuna o cuna colecho.

  • Las minicunas colecho están diseñadas para poder acoplarse a la cama de los padres, lo que facilita la toma nocturna del bebé y permite tenerlo siempre cerca.
  • Este tipo de minicunas funcionan como una prolongación de la propia cama y permiten dormir con el bebé al lado, sin perder espacio en la cama y evitando los riesgos que supondría para el pequeño compartir la cama con los padres.
  • Disponen de una barandilla o lateral que se puede quitar o bajar para poder tener acceso directo al bebé desde la cama, así como correas para asegurar la minicuna a la cama y que no se mueva.
  • La mayoría disponen de patas regulables para ajustar la altura del colchón y adaptarse así a todo tipo de camas. Algunas se pueden reclinar o permiten el balanceo, para poder mecer al bebé.

Edad ideal para pasar el bebé a la cuna

Llega un momento, alrededor de los cuatro-seis meses de edad, que el moisés o la minicuna se hacen pequeños para el bebé y es necesario pasar al bebé a la cuna, con el fin de que pueda moverse con libertad mientras duerme. Para acostumbrar al niño a su "nueva camita", es importante tener en cuenta algunas cosas. Por ejemplo, si el bebé dormía en la minicuna al lado de su cama, lo ideal es poner la cuna en el dormitorio y que siga durmiendo a su lado. 

Conseguir que el bebé se acostumbre a la cuna debe ser algo que se hace de forma paulatina: primero, colocándole en la cuna a la hora de la siesta para, posteriormente, pasarle a la cuna durante toda la noche. También resulta interesante que, con el fin de que no se encuentre raro en ella, coloques en la cuna el mismo juguete musical o muñequito que tenía en el moisés. 

Es aconsejable evitar el paso de la minicuna a la cuna coincidiendo con otro cambio importante en la vida del pequeño, como el destete o el inicio de la escuela infantil. El paso de la habitación de los papás a su propia habitación también es mejor realizarlo más adelante, para evitar demasiados cambios para el pequeño.

REDACTORA MI BEBÉ Y YO. Coordinadora de la sección Mujer Hoy, y experta en embarazo, bebés y niños.