Mi bebé y yo

Frenillo lingual corto: qué es y cómo afecta al lenguaje

El frenillo lingual es la pequeña membrana que une la lengua a la base de la boca del niño y que permite sus movimientos. Cuando la movilidad de la lengua se ve limitada, estamos ante una anquiloglosia. En ocasiones, la dificultad para mover la lengua con normalidad se puede deber a que el bebé tiene el frenillo de la lengua más corto. ¿Qué hay que hacer en estos casos? ¡Averígualo!

​El frenillo lingual, o frenillo sublingual, es un ligamento que conecta la parte inferior de la lengua con la base de la boca y que permite sus movimientos. En los recién nacidos, es muy pronunciado y llega casi a la punta de la lengua.

No debemos confundir tener el frenillo sublingual corto con la anquiloglosia, que, aunque en muchas ocasiones se plantean como sinónimos, no son exactamente lo mismo. La anquiloglosia es la dificultad para realizar movimientos normales de la lengua. Si bien, la mayoría de veces, la anquiloglosia se puede deber a la presencia de un frenillo lingual corto, también se puede deber a otras causas.

Durante el crecimiento, conforme la lengua del niño aumenta de volumen, el frenillo se redimensiona. Sin embargo, en algunos casos, el frenillo puede ser corto y tupido, por lo que dificulta los movimientos de la lengua.

¿Qué debemos saber sobre las dificultades que el frenillo lingual corto puede plantear en el desarrollo del lenguaje de nuestro hijo y en otros aspectos de su desarrollo?

(Te interesa: Molestias en la lengua del bebé, ¿cuándo ir al pediatra?)

frenillo lengua nino

Frenillo lingual: ¿es un problema para la lactancia y el desarrollo del habla?

Cuando el frenillo lingual es más corto de lo normal, como hemos visto, la lactancia, la deglución y el desarrollo del habla pueden verse afectados, en mayor o menor medida. Pero ¿es preocupante en el bebé pequeñito, un lactante de menos de un año, o bien solo más adelante, cuando es más mayorcito y ha superado la etapa de la lactancia? Depende de los casos. ¡Veamos!

Hasta los 12 meses del bebé

El frenillo lingual corto no suele causar retrasos ni dificultades a la hora de pronunciar las palabras o de succionar. Sin embargo, en determinadas circunstancias, sí puede representar un problema. Veamos las principales consecuencias del frenillo lingual corto en bebés y niños, que pueden llegar a afectar a diferentes funciones o provocar determinados problemas:

Durante el periodo de lactancia: 

  • Puede provocar problemas de succión y deglución. El pequeño puede tener dificultades para mamar y tragar correctamente.
  • Las dificultades para succionar bien la leche pueden provocar que la demanda del bebé disminuya, conduciendo a una hipogalactia en la madre (poca producción de leche materna), así como a una menor ganancia de peso en el bebé.
  • Puede dar lugar a obstrucciones mamarias y mastitis.
  • Las tomas pueden ser dolorosas, a causa de la presencia de grietas, provocadas por una succión incorrecta.
  • Agarre al pezón y la areola incorrecto: ruiditos al succionar, tomas muy largas y frecuentes, dolor al dar el pecho, pezón aplastado al terminar la tetada, etc.

(Te interesa: GUÍA PRÁCTICA DE LA LACTANCIA MATERNA)

En la etapa de después de la lactancia

Más adelante, el hecho de tener el frenillo sublingual corto puede convertirse en un problema si el niño no consigue empujar la extremidad de la lengua fuera de los dientes, más allá de las encías, o bien si, cuando empuja la lengua hacia fuera, ésta se curva.

frenillo logopeda palito

¿Cómo afecta el frenillo lingual corto al desarrollo del lenguaje?

  • Hace años, se consideraba, de forma errónea, que el frenillo lingual corto provocaba retrasos en el desarrollo del lenguaje, y se solía proceder a su sección quirúrgica de forma rutinaria. Hoy en día, se toman más precauciones y se tiende a evitar el intervencionismo.
  • Sin embargo, todavía existen determinadas condiciones en las que se considera oportuno intervenir. En concreto, cuando se produce una alteración de la succión por parte del niño, que provoca grietas en los pezones, así como una forma incorrecta de comer y el consiguiente retraso en el crecimiento del bebé. Es decir, no es tan importante la forma del frenillo como sus posibles consecuencias respecto a la succión.

Frenectomía o frenelectomía lingual: ¿la solución al frenillo corto?

La frenectomía lingual es una pequeña intervención quirúrgica, que solo se practica después del primer año de edad, y que puede ser necesaria en los casos más complicados, en los que el niño no consiga sacar correctamente la lengua de la boca.

  • En algunos casos, es necesario realizar una frenulectomía, que consiste en extirpar una parte del tejido.
  • En ambos casos, la intervención es sencilla y no comporta riesgos particulares.
  • La intervención es muy sencilla y rápida, y apenas provoca molestias al bebé, que se recupera rápidamente.
  • En cualquier caso, hay que tener muy presente que el hecho de tener el frenillo lingual corto no necesariamente implica la sección del frenillo lingual del pequeño. Dependerá de lo que el pediatra o el especialista consideren oportuno, y de la decisión de los papás, en función de los problemas que esta eventualidad provoque en el bebé.

frenectomia lingualEn qué consiste la frenectomía lingual

.........

¿Tu hijo fue valorado por el pediatra y determinó que tiene el frenillo lingual corto? ¿Te han dicho que hay que practicarle una frenectomía? ¡Déjanos tu comentario!


Enfermedades
BUSCAR ENFERMEDAD
Buscar por inicial
a b c d e f g h i l m n o p q r s t u v
Y tú ¿Qué opinas?
Escoge un avatar
Enviar Comentario

Comentarios (1)

avatar
Ferila
Gracias por el dato me encanto